¿Sensualidad o sexualidad? Conoce los pros y contras de ambos términos

La sensualidad y sexualidad, son términos totalmente distintos, pero que van aunados. La sensualidad se identifica como una cualidad, que suele permitir, estimular de forma instantánea la atracción. Sobre todo cuando se trata del deseo sexual. La sensualidad es un magnetismo que desprende la persona. Un magnetismo totalmente envolvente para otras.

Por el contrario, la sexualidad, es todo lo que se relaciona, con la vida sexual. Según la RAE es un, “Conjunto de condiciones anatómicas y fisiológicas que caracterizan a cada sexo”. Pero ¿Por qué los unimos?, ¿Cómo es que estos dos términos los unificamos?. La respuesta es simple. Pues la sensualidad de cada ser humano, los conlleva a una vida sexual activa.

Pero siempre nos hemos preguntado. ¿Cuáles son  los pro y contra, de cada uno de estos términos? Presta mucha atención:

Pros y Contras de la sensualidad y sexualidad:

Sensualidad:

La sensualidad por el ejemplo, va más allá del físico, también se trata de lo interno. La primera y el mejor de todos los pros de ser sensual. Es que el mismo aumenta tu libido de forma automática y además el de tu pareja. Así mismo, ser sensual, indica ser sexy de todas las formas posibles. Como te expresas, tu mirada, la seguridad, el movimiento, es lo que hace a una mujer sensual.

Con la sensualidad, aumentamos considerablemente, la atracción de nuestra pareja hacia nosotros. Debemos recordar, que no solo se trata de la mujer. Pues esta cualidad, también se encuentra presente en el hombre. Poseer esta cualidad, nos hace sentir seguros de nosotros mismos, más deseables, mas seductores. Todo esto sin mencionar, que no solo tu pareja notara tu sensualidad.

Por el contrario, los contras de ser una chica o chico bastante sensuales, es que justo no solo tu pareja, se dará cuenta de que lo eres, y no todas las personas que se te acercan, tendrán buenas intenciones. Por lo general, cuando eres sensual por naturaleza, tu cuerpo lo hará saber incluso hasta con gestos aunque tú no lo quieras.

Sexualidad:

La sexualidad, la describimos, mediante distintos componentes. Dichos componentes son el erotismo, los vínculos afectivos, el género y la reproductividad. Sus grandes ventajas son, la gran capacidad de sentir placer sexual. Una gran vinculación afectiva con las distintas personas, y una gran reproductividad.

Hasta ahora, no han registrado, desventajas de la sexualidad, siempre y cuanto la misma sea bastante responsable.

Por lo general se suele confundir en gran forma, la sensualidad con la sexualidad. Más que todo porque los dos términos como hemos dicho desde un principio, se relacionan. Pero no siempre, que una persona es sensual, debe terminar en un encuentro sexual.

La sensualidad busca atraer la atención de cualquier persona, pero de una forma totalmente adecuada, sin duda entonces, la sensualidad y sexualidad, están unificadas, si así se desea.

Así mismo, la sensualidad no siempre suele destacarse en atraer a otras personas. Si no también, satisfacerse a uno mismo. La sexualidad nos ayuda a mantener una vida totalmente activa y saludable. La sensualidad por lo general, abre grandes posibilidades aunadas a que, con el espectacular despertar de nuestra  imaginación, lograremos efectos grandiosos.

Darle uso a grandes experiencias que queremos, es parte de una gran sexualidad unida a una sensualidad extrema. Por lo general, la sociedad, suele atribuir el concepto de sexualidad a los hombres, y de sensualidad a las mujeres. Sin embargo, estas dos características, las poseen ambos géneros a su modo. Una combinación perfecta, es  sensualidad y sexualidad.

Cuando la sensualidad hace falta en una relación, la misma se vuelve totalmente monótona. La sensibilidad junto a la dulzura, junto a la pasión desenfrenada, hace de cualquier relación, y bastante duradera.

Por lo general, la sociedad, suele atribuir el concepto de sexualidad a los hombres, y de sensualidad a las mujeres. Sin embargo, estas dos características, las poseen ambos géneros a su modo. Una combinación perfecta, es  sensualidad y sexualidad.

4 novelas eróticas para suspirar

El erotismo es mucho más de lo que podemos encontrar en nuestra pareja, también es lo que podemos apreciar del mundo exterior con lo que vemos, hacemos e incluso podemos sentir. Ese tipo de estímulos logran darnos ideas para poner en práctica en nuestras relaciones y por la misma razón debemos acceder al mundo de posibilidades que se pinta para nosotros y que ese disfrute sea en verdad provechoso para nosotros en cada momento de la vida.

Con ese motivo hoy te traemos un compendio con 4 obras que se volvieron tendencia por tratar un tema que antes parecía un tabú y que ahora se escribe con libertad en las páginas de los libros de los autores más famosos de nuestro tiempo y que ahora tenemos a nuestra disposición para disfrutar en cualquier momento página por página.

Cincuenta Sombras de Grey: la novela de James se convirtió en una de las más vendidas y también la más esperada en las salas de cine del mundo entero cuando fue llevada al cine por el éxito en ventas que representó su distribución. Narra la historia de una chica que se ve sometida a miles de actos sexuales de manos del reconocido magnate Grey. Cada página está compuesta de romance y pasión con desenfreno que atrapan a cualquier persona y que ayudan a mejorar la percepción de lo sexual como algo natural.

La película rompió records incluso con su tráiler y fue expuesta por los críticos como una de las más sencillas y atrevidas en el mundo del séptimo arte.

La Venus de las Pieles: este libro que hace parte de la saga El Legado de Caín de autoría del austriaco Leopold von Sacher- Masoch, donde nos expone a un sádico protagonista que se ve envuelto en conductas tiránicas de manos de su amor fantasioso la Venus en pieles, apasionante y a la vez difícil de leer por el lenguaje de masoquismo que se usa con una finura y una normalidad desbordante que puede hasta causar temor, pero que de seguro despertará el interés de cualquier tipo de lector.

Fue tal el éxito, que esta novela ha sido adaptada al cine por lo menos en cinco ocasiones desde 1967, hasta la más reciente en el año 2013.

Yo te siento: el título de por sí ya nos remite a un estado de percepción de romanticismo, de amor, y en verdad es así. La autora Irene Cao nos ilustra la historia de Elena gracias a la relación que ha vivido con Leonardo su eterno amante que le ha dado una visión completamente lejana de lo que ella pensaba que era la vida, más sin embargo ese placer oscuro le ha hecho más fuerte y ahora se ha marchado con su nueva pareja, Flippo a Roma donde tras una celebración volverá a ver a Leonardo quien enciende todo con un solo beso, un beso robado.

Es sin duda una novela apasionante que hace parte de una trilogía con la misma temática de forma que te envuelve, te hace llegar hasta el final.

El Amante de Lady de Chatterley: D.H Lawrence nos sorprende con esta obra maestra del erotismo refinado. Escrita en 1928 el escritor británico nos enseña a Constanza quien traiciona a su esposo parapléjico con un hombre de la clase obrera. Un relato apasionante que crea misterio y al mismo tiempo sumerge en una aventura sin control para todos los que la lean.

Considerada en su momento como grotesca, hoy nos deleita con el lenguaje fino y elegante que se usa para hacer las descripciones que nos ayudan a comprender la trama que se teje con cada capítulo.