Planear tener sexo: ¿qué tan bueno es?

Planear tener sexo, no es un asunto tan atípico como se piensa y no solo lo vemos en cómicas series de televisión donde hay parejas muy geométricas por decirlo de alguna manera. Y aunque no es algo del todo malo, si tiene muchos inconvenientes que pueden volver la sexualidad un tema completamente tedioso que a veces requiere de intervención profesional para ser tratado. Así que hoy hablaremos de las parejas que tienen en su calendario los días del mes, incluso del año, en que tendrán sexo.

¿Por qué?: Es una pregunta muy relativa, pero que debemos hacer y también responder. Se trata de parejas que generalmente cuentan con muy poco tiempo a causa de sus trabajos y han visto en la planeación el mejor medio para tener algunos momentos específicos donde se disfrute de esta parte tan inherente a cada individuo. Poseen comportamientos tan normales como los de cualquier persona, pero como ya lo mencionamos, siempre deben tener todo completamente organizado para evitar problemas que afecten las demás actividades.

Desde el punto de vista anterior, podríamos hablar de que en este tipo de relaciones hay cierta incidencia a ver el sexo como una obligación, es decir, al estar planeado en un calendario, se crea la necesidad de cumplir y de alguna manera se obvia la de sentir, creando una condición que no es la más apropiada para el sano disfrute del contacto sexual. Nos encontramos entonces frente a una conducta que más bien habla del sexo como algo que debe, y no que se quiere.

¿Cómo?: Para planear los días de sexo, las parejas recurren al dialogo y buscan en sus agendas aquellos días en los cuales no tengan demasiadas cosas por hacer o donde no hayan juntas tediosas que los puedan dejar completamente rendidos sin ánimos de llegar a casa a hacer absolutamente nada. Podríamos decir que el hecho de que se platique, es una ventaja, y en cierto modo lo es, además encontramos también que hay una serie de consensos que hacen que la relación se afiance en la confianza y la comunicación, lo que al fin de cuentas sería otro punto a favor.

El sexo como obligación: Supongamos que Paula y Pablo son un par de altos ejecutivos que trabajan para compañías diferentes y quedaron en tener sexo los días jueves y los domingos en la noche, pero resulta que un jueves de aquellos, su jefe enfermó y ella tuvo que estar al frente de la empresa y con una carga de estrés tan amplia que cuando llegó a casa solo quería tomar una ducha e ir a la cama. Más sin embargo Pablo había contado con el día más “relajado” de la semana y deseaba estar con ella… Paula cede.

Y de acuerdo a ello nos quedan varias preguntas: ¿sentirá Paula placer?, ¿estará feliz Pablo al ver la indiferencia de su compañera?, ¿han visto al sexo como fuente de placer?

Este tipo de conductas donde existe una planeación y por tanto una obligación, crean en la mente de las personas la sensación de que no es algo tan bueno y necesario como lo pensaría el resto del mundo, sino que es más bien algo por lo cual sentir algo de aversión y un tanto de desprecio. Crea conductas punibles que no ayudan mucho y que en realidad son fastidiosas a largo plazo y se puede comenzar por evadir la situación, por tomar excusas para no acceder a aquellos días que por obligación se ven vinculados con el sexo.

Si bien hay parejas que han logrado llevar su relación así, es mejor que se recurra al deseo, al coqueteo, incluso al romanticismo a la hora de volvernos sexualmente activos y dejar las obligaciones en la oficina.

Recomendaciones para preparar una cena romántica

A veces preparamos todo lo necesario para que nuestra noche romántica, sea en verdad romántica, pero entonces nos olvidamos de los pequeños detalles que harían la diferencia y que en verdad nos ocasionarían placer, y aunque no lo creamos, hasta un ingrediente mal puesto en la comida, puede acabar con la noche de pasión que con tanto amor habías planeado. Así que te aconsejamos que tengas muy en cuenta estas recomendaciones a la hora de prepárate para esa noche de frenesí.

El romanticismo, la coquetería, y todo aquello que se hace antes de…, es esencial para mantener el fuego encendido durante lo que dura la velada y tras consumado en acto. Lo mejor es no descuidar jamás aquello que pensamos que no tiene ninguna importancia, y sobre todo hacer juego de nuestras habilidades para que todo salga bien independiente de si eres hombre o mujer, así que sin más preliminares, comencemos:

Copas, no botellas: No creas que por beber más de la cuenta vas a lograr un mejor acercamiento con tu pareja. Es bueno que lleves una botella de vino y la dejes sobre la mesa para que puedan tomar lo que quieran, pero asegúrate de que esa botella sea la más pequeña que encuentres en el autoservicio y que su concentración de alcohol no supere el 12%, ¿razones?: tenemos varias. La primera de ellas es que se ha demostrado que el exceso de alcohol disminuye la potencia sexual en los hombres y puede causar mareos delirantes en las mujeres, y además nadie quiere un borracho o borracha en la cama, así que lo mejor será evitar los excesos.

¿Qué has cocinado?: ¿Estás seguro de que ese salmón ahumado y rociado con especias como la cebolla, tomate, ajo y demás es lo mejor?, ¿tienes la seguridad de que el vinagre le sienta bien a esa ensalada? Nadie quiere pedos ni pesadez, lo sentimos, pero debíamos decirlo, las comidas pesadas son esencialmente nocivas antes de una relación porque no hay una estabilización perfecta en el organismo y posiblemente tú y tu pareja tendrán que ir al baño cada tanto. Además tus besos no van a ser de los más dulces del mundo por cuenta de ingredientes como el ajo. Una receta muy buena es una carne de mar asada con una ensalada de vegetales sin vinagre, como postre podrías brindarle una rica ensalada de frutas como mango, manzana, pera y uvas.

Comer de más: No permitas que ninguno de los dos se exceda con la comida, a la receta que te hemos dado anteriormente, puede fácilmente ser consumida con recato en menos de lo que piensas solo si lo haces de la forma debida. Además va a existir otro tipo de deseo, pues ya sabremos lo que pasará a continuación y es mejor que, aunque sea una comida ligera, no acudamos a excedernos.

Los afrodisiacos: Si quieres, podrías reemplazar algunos de los ingredientes de tu plato, por algunos elementos que tienen un poder afrodisiaco, por ejemplo podrías agregar chips de plátano a tu ensalada de frutas, chocolates que puedes consumir con el vino, algunos higos como acompañantes, aromatizarlo todo con canela o vainilla, colocar unas divertidas trufas o aguacates para refrescar, y hasta un poco de miel para jugar con ella.

También podrías preparar de forma gourmet la comida favorita de tu pareja, de esta forma no solo lo sorprenderás, sino que también será más feliz con lo que has ingerido y encontrarás un buen punto de satisfacción en el cual ambos se sientan renovados. No olvides que lo que más contará será tu actitud ante la situación, y tus ánimos de que pase lo debido después.