Hombres tóxicos: 5 señales de que no deberías tener sexo con él

Cuando conocemos un chico, son miles de cosas las que pueden volvernos locas con tan solo verlo. Sus ojos, su sonrisa, su encantadora mirada y personalidad, ¡todo un príncipe! Pero espera, ¿alguna vez te has preguntado sobre su pasado? Existen hombres tóxicos, que esconden detrás de sus maravillas historias de terror, dignas de dejarlos de inmediato.

Si bien es cierto, que nos podemos dejar llevar por un encantador espécimen masculino, también debemos recordar que somos más inteligentes que ellos. ¿Quieres sexo con él? ¡Genial! Pero debes estar consciente de quien es y hasta donde puedes avanzar en la relación.

Sin embargo, para lograr esto es necesario que indagues un poco más y dejes que te cuente sobre sus ‘ex’. Además, de las razones que lo empujaron a dejarlas.

Aquí algunas razones para evitar hombres tóxicos a toda costa:

  1. Todas sus novias anteriores estaban ‘locas’

Esto es serio. Un hombre no puede responder de esta forma, afirmando que sus ex parejas estaban locas y esa fue la razón de la ruptura. Tantas chicas ‘locas’ no existen en el mundo, y al parecer él quiere ser la víctima. Estos chicos por lo general, son los que han tenido la culpa por sus acciones. ¡Así que mucho cuidado!

El primer y más probable escenario es que él es el loco. Si todas sus relaciones pasadas terminaron con algún tipo de drama, es probable que él sea la fuente. La segunda es que tiene mala suerte o se siente atraído por gente loca. Por lo que, si te quedas con él no te extrañe que sus ‘ex’ locas empiecen a molestarte.

Los psicólogos del Centro Sanitario Autorizado Gabinet Psicològic Mataró de Cataluña, afirman que evaluar las conductas anteriores de nuestras posibles parejas nos dan una idea de quienes son.

  1. Palabras bonitas que no se acaban

Obviamente, esta es una de las armas más poderosas de los hombres. Pero ¿hasta dónde alcanzan esos piropos? Si vamos más allá, podríamos pensar que solo quiere llevarte a la cama. Sobre todo, si has estado haciéndote la dura últimamente. Si realmente no quieres. No tengas relaciones sexuales.

Ten en cuenta también otros factores como antecedentes de violencia de género, maltrato verbal o psicológico.

  1. A veces aparece y otras… no

El complejo de ‘fantasma’ es sumamente desagradable. Si ya es difícil ponerse en contacto con él, o te esquiva, y cancela planes constantemente (o simplemente no aparece), dormir con él no va a arreglar nada de eso. De hecho, sólo hará que sea más fácil para él alejarse más tarde.

  1. Es el ‘ex’ de una amiga tuya

Esta situación, hace que debas evaluar una y otra vez si el chico vale la pena. No solo porque podrías arruinar una amistad, sino porque es de muy mal gusto que él sabiendo esto aún te corteje.

  1. Solo quiere una aventura

Si tú también la quieres, perfecto. Tú debes saber tus límites para no salir afectada. Pero, si no estás buscando una aventura ¿para qué perder el tiempo? Un tiempo invaluable, que podrías invertir en encontrar a alguien que si quiera una relación estable.

Recomendaciones finales

No existen razones suficientes para tener sexo con un chico que no deseamos. Así que, primero descubre quien es en realidad, conócelo a fondo y estudia su comportamiento. Recuerda que las chicas por lo general, somos más intuitivas e inteligentes, pero también más emotivas.

Presta atención a todas sus palabras y acciones, solo eso te llevara a conocer quién es ese chico que te vuelve loca realmente. Evita los hombres tóxicos.

¿Qué hacer cuando una relación ya no funciona?

Hay una etapa en la vida de las parejas donde todo lo “bueno” ha pasado: la conquista sucedió hace muchos años, el romanticismo se perdió, las relaciones sexuales no son tan emocionantes como antes, y entonces pensamos que la convivencia se ha vuelto obsoleta y por tanto hay que desecharla… ¡espera un momento!, hay mucho por hacer antes de dar ese paso tan grande, y hoy, en Deseo Sexual, te daremos algunos pasos para que juntes los pedazos.

Es común escuchar durante nuestro tiempo, que muchas personas se sienten agobiadas por la idea de la pérdida de comunicación asertiva, y no solo en el ámbito sexual, sino también en la fuerza de las bases que se construyeron con tanto esfuerzo y disciplina, y entonces llega la frustración en compañía de la decepción, lo que empeora las cosas.

El punto en el que el dique no soportó una gota más: Revisa muy bien cuál fue ese aspecto que te hizo pensar que algo no iba bien, lo que no será fácil si consideras tu preocupación, por ejemplo: ella te gritó que estaba cansada de hacer siempre lo mismo y tú lo interpretaste como “cansada de ti”; o fue más bien la tendencia a pensar que todo tiene que ver con nosotros como el cansancio tras un día de trabajo: no hagas una tormenta en un vaso de agua, pero tampoco llores sobre leche derramada cuando ella o él te diga que algo falló, pues debieron de pasar muchas cosas antes de… por ejemplo esa ocasión en la cual despreció la celebración de su aniversario por una reunión de trabajo o cuando se olvidó de tu cumpleaños cuando eso no había pasado nunca, son pequeños síntomas de que algo no va bien.

Cuando identifiques el problema de fondo, deja de crear supositorios para todo, mejor cálmate, ve a tu habitación y evalúa por un momento lo siguiente: “nuestro cerebro está adaptado para lo nuevo, y cuando se cae en la rutina, el cerebro trata de apartarse de ella buscando nuevas cosas, sensaciones, así que es completamente normal que te sientas diferente luego de unos meses o años de convivencia” en pocas palabras, no es nada del otro mundo lo que te sucede, no eres el primero, y muy seguramente no serás el último. Mejor concentra tus esfuerzos en nuestro siguiente paso.

Planea: Ya no sirve que la lleves a cine los domingos o que le prepares una cena romántica cada final de mes, así que sé creativo, aléjate de esas ideas de “todo se acabó”, “no hay nada más por hacer”. Más bien recuerda aquel ahorrillo para emergencias, salvar tu relación es una emergencia: utilízalo para un viaje corto, volar en globo aerostático, o distribúyelo para llevarlo o llevarla a algunas ciudades cercanas a tomar un nuevo aire, o págale ese curso de francés que ha querido toda su vida y ve por ella para que de camino a casa te platique sobre lo que aprendió.

Deja de pensar en sexo: Sí, ya sabemos que es una parte importante, pero en este momento, mientras tratas de salvarlo todo, no le pidas tener relaciones a menos que ella o él tome la iniciativa. Es un proceso de reconstrucción de valores que van más allá de una relación sexual  y es un punto de quiebre que debes evitar, mejor dedícate a ser quien la o lo enamoró, muéstrate maduro y asume tus culpas si es que las hay y permite que ella o él expresen lo que quieran, es mejor que se digan todo de una vez, se evitaran muchos conflictos.

No es justo que eches a la basura tanto amor, esmero y confianza, trata de reflexionar y de re-encaminar tu relación, esta vez, con un concepto que ambos compartan.