¿Cómo entender a las mujeres?

“Las mujeres son extremadamente complicadas”, “no hay forma de complacer a una mujer”, ¿Quién entiende a las mujeres?” Son algunas de las muchas frases que los hombres mencionan sobre nosotras, pero la verdad es que jamás se han tomado el trabajo de pensar por un solo minuto en las cosas que nos disgustan y en las que nos hacen felices, y es que si lo hicieran, nuestras relaciones serían de lo más placenteras y no tendríamos tantas rencillas. Así que dejamos este artículo para que lo compartas con tu pareja o en tus redes sociales y así ellos comprendan algunas cosas importantes.

No hay duda de que a ambos géneros nos separan asuntos ínfimos, pero que al ser tanto se convierten en cúmulos de problemas sin resolver que se dan particularmente por la incapacidad de los hombres al comprendernos de una forma distinta, aquella donde tengamos una satisfacción de lo que pensamos y decimos. Es esencial para todos sentirnos bien, y más para nosotras que nos hemos convertido en las incomprendidas del siglo.

¿Te has olvidado de las cosas pequeñas?: Cuando se llega a la formalidad en una relación, a muchos hombres se les olvida el hecho de que los detalles más pequeños seguirán contando por el resto de la vida: ¿Por qué no preparar una comida en casa por lo menos una vez al mes?, ¿Por qué no nos sorprenden con una salida a cine?, ¿Por qué no nos regalan ese libro que tanto hemos querido leer?, o simplemente, ¿Por qué no le pides a tu jefe un día de la semana al mes para estar solo con tu pareja?

No somos esclavas: Muchos hombres piensan aun que nuestro papel de mujer lo implica todo, por lo menos referente al hogar, pero te has preguntado estás cosas: ¿Qué pasaría si un día ella no tiene que lavar la loza?, ¿y si llevara mi ropa al cesto de lo sucio?, ¿y si recojo a mi hijo en el colegio?, ¿y si voy al mercado a comprar lo que falta?, ¿Qué pasaría si no permito que ella se levante hoy y hago todo yo? Las mujeres vivimos cansadas por nuestros trabajos, hijos si los tienes, vida social, y aparte de estar recogiendo cuanto desorden hay en casa, un poco de ayuda no estaría de más.

Basta de celos estúpidos: Si hemos demostrado nuestro amor, preferimos estar contigo en pareja que con amigos y tenemos confianza el uno por el otro, ¿Por qué demonios tienes que desconfiar de nuestro papel en la relación?, los celos son buenos cuando están desde el punto de vista de la protección (no sobre-protección), pero a veces se pasan con sus preguntas: ¿y porque saludaste a tu exnovio?, ¿y tu mejor amigo es gay?, de verdad que es muy desagradable y es el motivo de muchas rupturas.

Odiamos a los machos: Está bien que tengan su hombría, su personalidad que los diferencia de nosotras, pero, ¿es necesario que eructes después de la cena?, ¿Qué te comportes como un macho irracional medieval?, ¿Qué tengas conceptos machistas?, ¿Qué dejes los calcetines malolientes por toda la casa? Los modales son parte esencial de cualquier relación, y son muchas veces la falta de deseo sexual entre la pareja, pues es muy desagradable sostener un encuentro con alguien que no cuida ni siquiera de sí mismo.

También es incómodo que finjas escuchar algo que es importante y luego preguntes cosas que no tienen nada que ver. Es igualmente fastidioso que mientas para que nos sintamos bien. Es hora de que recuerde que eres amado, pero que ese amor implica reciprocidad amena, sencillez y ternura, siempre apelando a la confianza, al mor y a la comunicación como bases fundamentales de cualquier relación.

Problemas sexuales en las mujeres

Son decenas de problemas los que afectan la vida sexual de una mujer, que van desde la falta de deseo, que contrario a lo que se piensa es muy común, hasta fuertes problemas infecciosos que pueden desencadenar en condiciones muy graves que requieren de hospitalización y severos tratamientos. Muchas de esas dificultades, no son tratadas con el rigor que se debería al considerarse como uno de los asuntos más temidos por las parejas, por cuenta de los efectos colaterales que deja.

Aunque vivimos en una época donde hablar de cualquier tema es más que justo y necesario, a muchas mujeres se les dificulta expresar cualquier problema que sienten a la hora de mantener una relación sexual con su pareja, y prefieren pasarlo por alto antes que hablarlo con su pareja o en defecto con un especialista en la materia que pueda instruirla.

¿De qué hablamos cuando nos referimos a un problema sexual?: El término nos es un poco desconocido, pero es todo aquello que de una u otra forma crea un ambiente de incomodidad tanto físico como mental, que interfiere con el libre desarrollo de las conductas sexuales propias de una pareja.

Dejar la uniformidad: Muchas personas piensan que el hecho de mantener una relación solo implica un posible problema y es la falta de deseo, pero la verdad es que tanto hombres como mujeres somos propensos a este tipo de circunstancias y a padecer alguna dificultas.

Dispareunia: El nombre suele confundir, pero si te decimos que es el dolor durante la penetración, muy seguramente te será más familiar. Quizás en algún momento experimentaste esa sensación que es debida a muchos factores, uno de ellos se da frecuentemente tras partos difíciles, e incluso partos naturales que terminan con algunos problemas muy complicados de solucionar, pero no es solo ello, también puede tener un origen infeccioso como la micosis, la cistitis y el herpes, incluso algo completamente psicológico. La solución es netamente dada por prescripción médica con ayuda de antibióticos, aunque es importante no permitir que ello afecte en demasiado la psicología frente al sexo y mucho menos que influya en la vida de pareja.

Sequedad vaginal: Es quizás uno de los más comunes en la vida de las mujeres, y genera muchos conflictos a causa del dolor que puede significar la penetración. La solución se basa en la lubricación con aceites a base de agua o con la mismísima agua. Es muy común este problema en mujeres jóvenes, aunque también es posible en mujeres adultas. Se da básicamente por cambios hormonales, después del embarazo o la menopausia.

Anorgasmia: si de inmediato se te vino el orgasmo a la mente, tienes razón, una situación problemática solo para una de las partes, ya que no se logra llegar al orgasmo o en defecto sentirlo, por lo cual es una situación que afecta a muchas mujeres en especial aquellas que comienzan una vida sexual. De nuestra lista, es tal vez el problema que requiere de más atención por parte de los especialistas en la consulta médica ya que se deberá actuar con un psicoterapeuta… ¿psicoterapeuta? Así es, pues la mayoría de estas dificultades tienen un origen psicológico que debe ser cortado de raíz.

Una pareja no debe simplemente sumirse en la tristeza por cuenta de un problema, es suficiente con buscar ayuda profesional de inmediato y sobre todo esperar un tiempo prudente para solucionar los conflictos, siempre con la mejor disposición de ser una parte activa del proceso de recuperación y sobre todo abstenerse de acceder a las relaciones sexuales para facilitar mejor todos los procesos internos y la reparación de lo que se deba reparar si es el caso.